Real Alcázar de Sevilla

Real Alcázar de Sevilla ¿Reservar un tour guiado es necesario?

El Real Alcázar tiene la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por lo que es un lugar imprescindible a visitar durante tu estancia en Sevilla.

Situado junto a la emblemática catedral de Sevilla y el popular Barrio de Santa Cruz, este monumento en realidad es un gran complejo palaciego que cuenta con edificios de distintos estilos arquitectónicos, desde el mudéjar y el gótico, hasta el barroco, e incluso el renacentista.

Debido a la gran demanda de personas que lo visitan durante el año es aconsejable que reserves con antelación tus entradas, sobre todo en época vacacional o fines de semana (actualmente la compra de entradas se hace exclusivamente online)

Podrás seleccionar tanto la visita general de la zona baja, como la que incluye el Cuarto Real Alto, y la reserva tendrá un coste añadido de 1 euro que se suma al precio de la entrada.

Para despreocuparse de este proceso de compra y asegurarte una visita más completa con la asesoría de un guía cualificado, la mejor opción es una visita guiada al Alcázar de Sevilla.

La visita guiada te permite el acceso sin colas al monumento, cuyos secretos y lugares más destacados te irá descubriendo el guía durante la misma.

¿Qué ver en el Alcázar?

  • Palacio del Yeso. Dos pequeñas salas que encontrarás nada más entrar. …
  • La Casa de la Contratación. Estancias relacionadas con la gestión del comercio con América. …
  • Palacio del Rey Don Pedro o Palacio Mudéjar. 
  • Cuarto Real Alto. …
  • Palacio Gótico. …
  • Jardines.

Historia del Real Alcázar de Sevilla

El conjunto arquitectónico del Real Alcázar de Sevilla tiene su origen en la evolución que la antigua Hispalis romana, la Spali de tiempo de los godos, experimentó durante la Alta Edad Media.

Fue construido entre los años 913-914 por el primer califa Andaluz Abd al-Rahman III que para su construcción aprovecharía un antiguo asentamiento romano.

En su construcción colaboraron artesanos de Toledo, Granada y Sevilla, siendo posteriormente transformado en época de los Reyes Católicos y de los primeros Austrias.

Los Reyes Católicos vivieron en el Alcázar de Sevilla. Incluso tuvieron un hijo aquí, Juan. Su nieto, Carlos I de España y V de Alemania, celebró aquí su boda con Isabel de Portugal. El Alcázar de Sevilla también ha sido residencia real de Fernando VII y cuenta con una historia alucinante. Una historia llena de leyendas, romanticismo, venganzas y conquistas.

De este conjunto monumental se han encontrado restos de un edificio romano del siglo I. Durante la etapa islámica, en el siglo X, se construyó una alcazaba que, más tarde, se amplió. 

A mediados del siglo XI, el rey Al-Mutamid volvió a ampliar su superficie con  varios edificios palaciegos en su interior. Al-Mutamid era un reconocido poeta que hizo florecer la cultura en Sevilla.

Los almohades volvieron a ampliar la superficie del Real Alcázar de Sevilla. Las murallas de éste se comunicaban con otras fortificaciones defensivas de la ciudad.Sin embargo, de todo este legado islámico sólo se conservan en el actual Alcázar de Sevilla algunos restos.

Con la conquista de la ciudad por Fernando III El Santo, el Real Alcázar de Sevilla inicia una nueva etapa. Aunque él no realizó ninguna actividad en estas edificaciones, su corte usó el Alcázar como residencia real.

Ha sido escenario de numerosas producciones audiovisuales, la última de ellas: la famosa serie de televisión Juego de Tronos y fascinará a aquellos a los que les guste la historia, pues son más de mil años en los que las paredes del Real Alcázar de Sevilla se han llenado de vida.

La importancia de un buen tour guiado por el Real Alcázar de Sevilla en inglés y español

Como comentamos al inicio del post, es importante recordar que hay muchas cosas que ver en los Reales Alcázares, por lo que planear tu visita con antelación y contratar los servicios de guía especializado es una de las mejores opciones de cara a conocer mejor la historia de uno de lugares más visitados de la ciudad.

El guía nos lleva a los puntos señalados de la ruta, por lo que podremos conocer varios lugares en poco tiempo. Con ello nos ahorraremos tener que mirar el plano, perdernos o distraernos ¡El tiempo es oro!

Si hablas otro idioma,realizar una visita guiada de manos de un profesional que hable tu lengua nativa no solamente te ayudará a conocer la historia del monumento,te hará sentirte mucho más seguro y tranquilo disfrutando así del lugar y del discurso,por lo que tu experiencia será mucho más enriquecedora.

Un buen guía de turismo te lleva,te hace pensar,imaginar que lo que te cuenta ocurrió allí, es como aquel profesor que nunca se te olvidó porque hacía las clases amenas, relacionaba temas y te hacía pensar.¡Te hará ver más allá!

El guía de turismo nos puede motivar a conocer más la ciudad, si lo elegimos bien disfrutaremos de su excelente nivel cultural y probablemente nos hablará de películas, libros y música relacionados con el monumento y la ciudad.

¡Seguro que al llegar a casa solo pensarás en investigar un poco más sobre el lugar y que tu perspectiva sobre el monumento será sin duda mucho más completa!